Di el primer paso con amor

Mi primer paso… dejar de vivir con miedo y conectar conmigo. Dios me ha dado todo lo que necesito para vivir plenamente en esta vida pero por alguna razón lo eché todo a perder, y ahora estoy convencido que comenzó cuando dejé de escucharme, de sentir mi cuerpo, de conectar conmigo, lo primero y peor de esto es que al no estar conectado conmigo, también me desconecte de Dios, y lo más loco del asunto es que según yo, tenía una buena relación con Dios, pero esto solo lo decía basado en mis actos, porque era una «buena persona» todo lo que conocía como pecado lo omitía de mi vida, claro sin saber que no disfrutar mi vida y tener miedo eso aparentemente no es pecado, pero si es un gran problema, luego sin darme cuenta, cometí pecado y de ahí cada vez más difícil regresar.

Ahora se que no quiero vivir sin sentirme, sin conectar conmigo, sin escucharme, quiero estar atento a mi y darme la oportunidad de ser mi prioridad, no se trata de egoísmo, al contrario, se trata de cuidado y amor propio. Por la simple y poderosa razón de que mi cuerpo es el templo del Espíritu Santo, estas palabras las escuché tantas veces de niño, adolescente y joven, pero hasta ahora entiendo todo lo que implica, cuando me siento mal quiero sanar, pido a Dios ayuda, pero como puedo obtenerla sin una conexión, Dios me a cuidado y me ha salvado por misericordia, pero mi falta de amor propio ha causado que me sienta mal, ese dolor no debería estar ahí si tuviera una conexión con Dios a través del espíritu.

Bueno, ahora se que en muy resumidas cuentas, mi cuidado con amor comienza conmigo… alimentarme, descansar, reír y moverme, que tal, parece que siempre lo he hecho, pero no con la conciencia plena, con la conexión que requiero y con el conocimiento adecuado, así que ahora voy por este camino.

En los siguientes días estaré centrado en esto, como debo comer, que debo comer, que debo evitar comer, como dormir, como descansar mejor, reír, sobre la alegría y actitud positiva, como hacer ejercicio y como respirar.

Parece una locura, pero estas cosas que todos hacemos diario son la base para la conexión con Dios. Di mi primer paso con amor, el amor que como segundo mandamiento Dios nos dio que es amar a tu prójimo como a ti mismo, cuando me ame, ame a mi prójimo. Me amo, me cuido, respeto mi cuerpo, ¡es tiempo de sanar! este es mi primer paso, estoy consciente, dispuesto y listo para continuar.