Mi Alimento

No solo de pan vivirá el hombre… bueno, por ahí va la cosa, resulta que esto de la alimentación es todo un tema, porque cuando digo alimentación definitivamente llega mi mente la comida, lo cual es muy normal, pero con este título no me refiero solo a la comida, aunque por supuesto tiene que ver con eso y con mucho más. Pensemos que necesitamos tres tipos de alimentos, uno para el cuerpo, otro para el alma y otro para el espíritu.

Estoy todavía en el camino a amar más y respetar mi vida y mi cuerpo, me falta mucho, pero ya soy consciente de lo importante que es para cumplir mi propósito en esta vida. Tengo como prioridad cuidarme integralmente, ahora que escribo esto también lo estoy practicando, llevo varios días que no me desvelo, estoy comiendo más saludable, haciendo más ejercicio, pero mi reto es con las emociones y sobre todo con el perdón y la culpa hacia mi, ese alimento espiritual o podrías ser mejor decir ese ayuno de criticas hacia mi yo más joven que cometió tantos errores, eso también es una forma de alimentarme, en este caso de buenos o malos pensamientos, ese es el compromiso que tengo, mi alimentos espiritual y del alma… uno de los versículos que más me gusta de la biblia es «Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.» está en proverbios 4:23, una cosa es saberlo y otra cosa es hacerlo, guardar el corazón es evitar contaminarlo con imágenes, sonido, tacto, pensamientos, sentimientos que dañen y que no sean constructivos, que lastimen, que hieran, que nos hagan sufrir o hagan sufrir al prójimo, basura, que consumimos y que no edifica. De eso mucho y por todos lados, así que…

Mi compromiso y dedicación es a alimentarme de todo los bueno, todo lo que edifica, que alegra, que construye que brilla, me alimento de Dios y sus promesas, de su milagros y maravillas, del milagro de la vida, del milagro de nuestro cuerpo y de nuestras emociones sanas.

Me amo, me cuido y me respeto, por eso mi alimento es lo mejor.